A la espera de volver a realizar el camino

A la espera de volver a realizar el camino

David Morales (29 de abril de 2020)

Antes de escribir estas primeras palabras, quiero darle la bienvenida al blog de la Sierra de San Vicente.

Hace poco que trabajo y disfruto en esta excelente comarca de la provincia de Toledo (Castilla La Mancha), pero quién me iba a decir a mí hace unos meses que redactaría estas líneas destinadas a la primera entrada al blog, desde el confinamiento del salón de mi casa. Y es que, no solo la actual situación ha trastocado toda la actividad que la comarca de la Sierra de San Vicente venía desarrollando en su día a día, sino que para un informador turístico como yo, ha afectado de manera completa a mi trabajo, dedicación diaria y costumbres.

Hace tiempo -concretamente desde el mes de agosto del año pasado- que ejerzo mi labor desde la localidad serrana de El Real de San Vicente. Pertenezco a la bolsa de informadores turísticos de la Diputación de Toledo desde hace tres años, y desde esos días del pasado verano del 2019, cientos han sido los visitantes que he atendido presencialmente y otros tantos por medio telématicos en mi punto de trabajo. Rutas, senderos, restaurantes, actividades culturales y otras cuestiones sobre el conjunto de la Sierra de San Vicente han sido las preguntas más demandadas durante estos meses.

Ahora, me considero como un viajero más y desde la confortabilidad de mi salón, anhelo el corto viaje que hacía cada mañana desde la ciudad donde vivo, la cercana Talavera de la Reina, para llegar a mi punto de trabajo: la oficina de turismo situada en la localidad de El Real de San Vicente. A diario me levanto temprano y me quedo a la espera de volver a disfrutar de las maravillosas dehesas de encinas por las que cruza la carretera que tomaba camino hacia San Román de los Montes, primer destino de mi ruta diaria en la jornada laboral. En este momento, en primavera, seguramente aquellas deben de estar de un verde fulgurante, cargadas de flores amarillas, violetas y blancas a ambos lados del camino. Y al fondo del paisaje, siempre como punto de referencia, acercándose poco a poco, el cerro de Cabeza del Oso en la lejanía.

Atravesar esta localidad, San Román de los Montes, se hace de manera rápida. Pero aun así, en un corto espacio de tiempo, te permite mirar hacia la izquierda para ver su pequeña ermita dedicada a San Miguel junto a la fuente del Caño y disfrutar de entorno cambiante según vas adentrándote en la comarca. En esta localidad tienes que elegir que desvío tomar para continuar el camino, y la verdad, es difícil decidir por uno de ellos.

Los días en que el sol sale con fuerza y está despejado, gusto de subir a la Sierra tomando dirección a localidad de Hinojosa de San Vicente. Dejando atrás los restos de un viejo molino, dicha carretera bordea y asciende, poco a poco, hacia la falda del pico de San Vicente, y te permite disfrutar, según vas subiendo, de unas magníficas vistas del valle del Tajo. Llegas a Hinojosa y lo primero que sientes es un ambiente de tranquilidad. Disminuyes la velocidad para poder disfrutar de la travesía y encaras de nuevo la subida por paisajes de berrocales, fuentes de aguas cristalinas y vistas majestuosas. Desde aquí, y siempre como punto de referencia, puedes divisar la vieja fortaleza de la localidad de Castillo de Bayuela a tu derecha, la cual te acompaña curva a curva hasta casi la llegada a El Real de San Vicente.

Por contra, los días en que el tiempo no acompaña, tomo el desvío que me lleva por la localidad de Castillo de Bayuela. Me gusta conducir y encarar las curvas de la carretera con suavidad, acercándonos poco a poco a los primeros cerros de la Sierra, y empezar la subida mirando al conocido como Cerro del Castillo, principal baluarte natural que preside esta localidad, en el cual podemos encontrar los restos de la antigua fortaleza y la iglesia de Sª Mª del Castillo. Reconforta llegar a la plaza principal de Bayuela y que te salude su imponente rollo jurisdiccional, para después saludar con la mano a los verracos de piedra, testigos durante milenios de los visitantes que han pasado por este mismo punto una y otra vez.

Pocos kilómetros más arriba podemos notar que la vegetación empieza a cambiar y que los encinares y olivares que antes presidian el paisaje, pasan a convertirse en castaños, los cuales, durante los meses de otoño, tiñen de amarillos, pardos y rojizos las faldas de los cerros. Esto indica claramente que nos acercamos a la localidad de El Real de San Vicente, población situada a los pies del imponente cerro llamado Del Oso y destino de este pequeño viaje. Antes de llegar y atravesar los dos pequeños puentes que salvan los arroyos que han dado de beber durante muchísimos años a sus habitantes, te das cuenta de la ubicación privilegiada de dicha localidad.

De lejos puedes ver la torre de la iglesia de Santa Catalina y las calles destilan un sabor rural que invitan al paseo, el disfrute del camino con un marcado sabor tradicional y la gran amabilidad de sus gentes. Allí, en la Plaza de España, punto de encuentro principal de dicha localidad, se encuentra la Oficina de Información y Turismo de la Sierra de San Vicente. Y es allí donde me gustaría volver para poder atenderte, para informarte y para darte la bienvenida.

Ya queda menos.

3 comentarios sobre “A la espera de volver a realizar el camino

    1. Hola Ana

      En cuanto se recupere la normalidad iremos anunciando las rutas que sean programadas. Había algunas previstas con anterioridad que, por desgracia, se anularon debido a la situación actual. Te avisaremos por email según vayan saliendo.
      Iremos informando y actualizando las actividades programas en la página principal: https://www.sierradesanvicente.com/ o en la agenda de eventos https://www.sierradesanvicente.com/category/agenda/

      Muchas gracias por tú interés y un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *